Nuevos supuestos de responsabilidad penal de empresas

Publicado lunes 18 de Mayo de 2015 13:22
  • Administradores
  • Fiscal
  • Novedades y actualidad
  • Novedades legislativas
  • Responsabilidad penal

Como consecuencia de la reforma del Código Penal y de la Ley de Sociedades de Capital para mejora del gobierno corporativo, se hace necesario que las empresas adopten e implanten un modelo de prevención de delitos como requisito necesario para evitar posibles responsabilidades penales de la empresa, los administradores y directivos.

 

El próximo 1 de julio finaliza el plazo para que las empresas y personas jurídicas implanten y acrediten dicho modelo de prevención atendiendo a los requisitos y procedimientos que la propia reforma especifica.

 

La persona jurídica quedará exenta de responsabilidad si se cumplen las siguientes condiciones:

1.- el órgano de administración ha adoptado y ejecutado con eficacia antes de la comisión del delito, modelos de organización y gestión que incluyen las medidas de vigilancia y control idóneas para prevenir delitos de la misma naturaleza o para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión.

 

2.- La supervisión del funcionamiento del cumplimiento del modelo de prevención implantado ha sido confiado a un órgano de la persona jurídica con poderes autónomos de iniciativa y de control.

 

3.- Los autores individuales han cometido el delito eludiendo fraudulentamente el modelo de organización y prevención.

 

4.- No se ha producido una omisión o un ejercicio insuficiente de sus funciones de supervisión y vigilancia por parte del órgano de control.

 

La exigencia de acreditar la adopción efectiva del modelo de prevención está en línea con las nuevas obligaciones de diligencia y control de la Ley de Sociedades de Capital por lo que deberán ser tenidas en consideración para los próximos procesos de formulación y aprobación de cuentas, presentación del impuesto de sociedades y las actas obligatorias a realizar por los consejos de administración y administradores.

 

Ante este nuevo marco de riesgos y requerimientos normativos, es necesario evaluar y considerar:

 

a.- Las nuevas responsabilidades de carácter penal, personas y patrimonial asignables a la alta dirección, administradores y consejeros.

 

b.- Las implicaciones y novedades a incorporar en los procedimientos y controles para la prevención de delitos, así como los nuevos deberes y requisitos a acreditar por parte de los administradores.

 

c.- Definir y acreditar la organización interna así como los requisitos jurídicos y documentales a implementar por parte de la empresa y sus administradores.