Las dietas deben ser acreditadas por el pagador

Publicado lunes 03 de Diciembre de 2018 12:58
  • Fiscal
  • Mestre Economistes
  • Novedades fiscales

El pasado mes de noviembre, el Tribunal Económico Administrativo Central emitió resolución en relación a la carga de la prueba de las retribuciones que han sido declaradas como exentas por el pagador.

 

La controversia de este supuesto, se origina en la propia normativa, pues la Ley General Tributaria establece en su artículo 105 que “en los procedimientos de aplicación de los tributos quien haga valer su derecho deberá probar los hechos constitutivos del mismo.” Por lo que atendiendo al literal de lo anterior, el trabajador al ser el que ejerce el derecho de exención, debería ser a su vez el que lo acredite. Este argumento es el que ha venido utilizado la Admisnitración para atribuir al trabajador el peso de la carga de la prueba en este caso concreto.

Sin embargo, el artículo 9 del Reglamento del IRPF dispone que en relación al tema en concreto de las dietas y asignaciones para gastos de locomoción y gastos normales de manutención y estancia “el pagador deberá acreditar el día y lugar del desplazamiento, así como su razón o motivo.”

 

Teniendo en cuenta lo anterior, el Tribunal considera que el precepto establecido en el Reglamento prevalece sobre lo establecido en la Ley General Tributaria, por ser un precepto especifico. Es decir, establece que la carga de la prueba recae sobre el pagador en estos casos específicos de dietas. Y es que, considera que “es la entidad la que autoriza y supervisa la actividad del empleado, quien presta sus servicios a aquélla en régimen de dependencia. Será ella, en consecuencia, como organizadora de la actividad económica y autorizadora y supervisora de la actividad de sus empleados la que deba acreditar el lugar y los días del desplazamiento que ha autorizado u ordenado a éstos así como la razón o motivo de dicho desplazamiento. Podría concluirse, en definitiva, que la norma, al exigir que la entidad pagadora acredite el día, lugar y motivo del desplazamiento, está pidiéndole en definitiva que justifique que los gastos satisfechos con ocasión de los desplazamientos de sus trabajadores responden, efectivamente, a motivos estrictamente laborales y de organización de su actividad económica. 

 

Desde esta perspectiva, siempre será precisa la intervención del pagador para la acreditación de la exoneración de gravamen en el IRPF del perceptor, de las cantidades recibidas por éste último en concepto de dietas y asignaciones para gastos de viaje, ya que, aunque la carga de justificar dichos gastos ante la Administración recayera directamente sobre el perceptor, el pagador deberá justificar en todo caso que tales gastos acreditados por el perceptor obedecen realmente a razones laborales y de desarrollo de su actividad económica.”